‘La cura mortal’, de James Dashner

Tras la lectura, el año pasado, de ‘El corredor del laberinto‘ y ‘Las pruebas‘, tenía pendiente ponerme al día con la trilogía de James Dashner. Hoy, por fin, y gracias a Nocturna Ediciones, he terminado esta exitosa saga juvenil, que concluye con ‘La cura mortal‘, obra que hoy reseño. Si el segundo libro ya me pareció más flojo que el primero, ‘La cura mortal’ es la conclusión de una espiral descendente que repite los aspectos más flojos de los libros anteriores. Con esto tampoco quiero decir que sea mal libro, pero me esperaba un final mucho mejor cerrado tras un segundo libro con muchos baches. Me esperaba un conjunto a la altura del primero y es una lástima que no haya sido así.

la-cura-mortal-el-corredor-del-laberinto-james-dashner-nocturna-1

La trama sigue estando cargada de acción y de misterio, como de costumbre. Thomas y sus amigos se verán envueltos en persecuciones, peleas y tiroteos constantemente. Como lectores, volveremos a no saber en quién confiar y recibiremos información contradictoria a menudo. Se repite con ‘La cura mortal’ la fórmula del éxito que James Dashner lleva usando desde el primer libro, aunque en este caso no funcione tan bien como cabría esperar por ciertos asuntos que luego mencionaré.

james-dashner-las-pruebas-nocturna-ediciones

El argumento sigue un poco en las líneas de lo visto en ‘Las pruebas’, solo que sin un objetivo claro y definido como era el de llegar a cierto punto. En lugar de eso, Thomas y sus compañeros van dando bandazos de una escena a otra sin que realmente se aprecie a dónde se dirige la novela. Uno de los puntos más flacos de ‘La cura mortal’ es precisamente la falta de agencia de los protagonistas, que más que tomar decisiones son llevados de un lado a otro por los acontecimientos.

la-cura-mortal-el-corredor-del-laberinto-james-dashner-nocturna-575x790

‘La cura mortal’ resulta algo decepcionante como final. En un libro del que se esperan una serie de respuestas nos encontramos con una enorme cantidad de acción desordenada que desemboca en un final precipitado y demasiado abierto. La intención deliberada del autor de escondernos información es a veces tan evidente que se nos explicita a menudo que ciertos datos no se darán. El resultado es un libro minado de agujeros argumentales.

Con información de la Casa de El


Síguenos en Facebook