¡Herramientas de tortura que te helarán la piel!

Si de la edad media se recuerda algo es quizás sus impresionantes medidas de tortura con lo que buscaban castigar a prisioneros o a acusados de deshonra y traición.

Son varios museos de antropología los que guardan entre sus mayores tesoros las herramientas de tortura cuyo único final era el sufrimiento humano y la peor de las muertes.

Se estima que estas armas fueron usadas entre finales del siglo XVII y principios del siglo XIX, gracias al movimiento de la Ilustración, la cual ayudó a promover el pensamiento racional y la búsqueda alternativa de la verdad.

Junto a la debida información sobre la manera de usarse y las circunstancias que implicaba su empleo, la siguiente galería es solo apta para estómagos fuertes y mentes no sensibles a escudriñar en una de las eras más oscuras de la humanidad.

Cuna de judas.

El sentenciado debía posar su vagina o su ano en el pico de la pirámide. Si se movía, el pico se introducía tortuosamente. Podía pasar de horas a días en ella.
edad

Féretro.

El acusado de blasfemia podía pasar días encerrado en este féretro de hierro, morir de hambre y de sed, hasta que las aves de rapiña terminaran con sus restos.

edad

Máscara infame.

Usado en mujeres chismosas o acusadas de brujería, la máscara ejercía presión sobre la mandíbula lastimando la lengua y quitándole la posibilidad de hablar.

edad

Pera de la angustia.

Homosexuales, adulteras y mentirosos le era introducido en la vagina, el ano o la boca esta pera la cual desgarraba la piel.

edad

Caja de ratas.

Colocado sobre el estómago de la víctima, las ratas se comerían al infractor para poder salir de su jaula.
edad

Aplasta – cabezas.

El verdugo tenía que girar el tornillo para presionar la cabeza del acusado o acusada hasta comprimirla. De no morir de dolor, moriría al ser su cerebro exprimido.

edad

Con información de Recreo Viral

Videos i24Web

7 increíbles curiosidades sobre el Vaticano


Síguenos en Facebook