Soldados colombianos y su más cruento recuerdo de la guerra: amputación genital

La guerra guarda muchos malos recuerdos entre quienes vivieron días incontables de conflicto, hambre e incertidumbre. Sin embargo, un trabajo de la BBC Mundo ha dejado entrever una cicatriz que supera el mero estado físico. Ha sido el secreto de soldados colombianos. Se trata de la amputación genital.

Un 21 de junio de 2014, Stivinson Mena tenía 24 años, cuando patrullando a pie una zona rural de San Vicente de Caguán al suroriente de Colombia, una mina lo llevó a quedar colgado de un árbol. Pese a la explosión, Mena estaba consciente, teniendo un primer terrible recuerdo: su pierna izquierda ya no estaba.

bp-1

Foto: BP

También te puede interesar: El terrible hallazgo de una joven colombiana degollada en Boston

Sangre, heridas en pecho y mano, con varios dedos cercenados y un fuerte zumbido que hasta el día de hoy permanece en su cabeza. Además de quedar descuartizado, cuando vio su zona genital vio que un testículo estaba destrozado. “Esa fue la parte de dolor que más sufrí. Pensé: ahora no voy a tener más mujer, no voy a poder tener hijos”.

Además de perder el testículo derecho, perdió el izquierdo y parte importante del miembro masculino. Las heridas fueron calificadas con Trauma Genital y Urinario, siendo una lesión frecuente cuando se consulta la historia de guerras con tropas caminando por terreno con cualquier clase de explosivo improvisado, como tal es el caso de las minas antipersonales.

bbc-1

Foto: BBC

También te puede interesar: EE.UU. participará en ejercicios militares entre Colombia y Perú

En Colombia, los soldados lesionados cuentan con el Servicio de Amputados y Prótesis en el Hospital Militar Central ubicado en la capital Bogotá. Acá les ofrecen asistencia psicológica, y si bien no se han tomado cifras definitivas por parte de las autoridades, se estima que 3.000 oficiales habrían sido víctimas de las minas, caracterizados por la amputación genital.

“En todo el espectro de las heridas podías ver desde una laceración de la piel del pene o del escroto hasta pacientes con avulsión y daño extenso de los tejidos que requerían penectomía o extirpación del pene, las cuales en su mayoría eran parciales. O pacientes con avulsión (extirpación) de uno de los testículos o los dos testículos”, explica el urólogo reconstructivo, César Cruz.

bbc-2

Foto: BBC

Como parte del procedimiento quirúrgico, Cruz afirma que al tratarse de amputación, “se puede hacer una reconstrucción con tejido de antebrazo y con cirugía microvascular. La prótesis es para la disfunción eréctil.” En el caso de Stinvinson, “él llegó con una amputación de la pierna derecha con sobreinfección. Eso era lo que podía poner en riesgo su vida. En urología lo que hicimos fue hacer unas maniobras de control de daños y una vez superada la fase aguda del trauma, sabíamos que nos íbamos a enfrentar a la fase de reconstrucción”.

¿Y qué tan efectiva resulta la reformación del aparato reproductivo? Mena perdió 75% de los testículos, pero los médicos aseguran que puede recuperar 85% de su función sexual, con lo cual, eventualmente podrá convertirse en padre y poder volver a orinar de manera normal.

Con información de la BBC Mundo

Santos anuncia el inicio de conversaciones con ELN


Síguenos en Facebook