Wonderstruck y otra faceta de Julian Moore

No es la primera vez que Todd Haynes compite en Cannes, pero Wonderstruck sorprendió a los seguidores del realizador, ya que se trata de una transposición de la novela de Brian Selznick que estuvo a cargo del propio escritor. Es decir, se trata de una fábula para toda la familia, aunque con la hondura psicológica y el despliegue visual propios de su brillante filmografía.

Julianne Moore y Michelle Williams tienen papeles secundarios, ya que las dos historias paralelas y de alguna manera simétricas que narra la película están protagonizadas por niños: una, ambientada en 1927 y rodada en blanco y negro por momentos con estética de cine mudo, es encabezada por una niña sorda de 14 años obsesionada por una estrella del cine y el teatro; y otra, que transcurre en la colorida y decadente Nueva York de 1977, tiene como héroe a un chico de 12 años que ha perdido a su madre y viaja desde Minnesota a la Gran Manzana en busca de su padre.

wonderstruck-Julianne-Moore

TE PUEDE INTERESAR: Netflix y su polémica aparición en Cannes

Todd Haynes trabajó en una película que no sólo recrea de forma notable ambos períodos sino que lo hace con efectos y maquetas artesanales, donde no sólo no se disimula su talento sino que se subraya y se potencia. Otro de los hallazgos de ambas subtramas es que están ambientadas en buena parte en el inmenso Museo de Historia Natural de Manhattan.

La película aborda cuestiones en muchos casos extremas, pero lo hace sin caer en la solemnidad, el sentimentalismo ni el exceso lacrimógeno. Hay emoción y sensibilidad, pero nunca con recursos forzados ni golpes bajos. Aunque no sea una obra maestra, se trata de un film de espíritu de Charles Dickens que uno volvería a ver más de una vez.

equipo-pelicula-Wonderstruck-photocall-Cannes EDIIMA20170518 0258 19

Con información de Deadline

Wonderstruck, la maravilla de Cannes

Video cortesía de Youtube


Síguenos en Facebook