Tiburones voladores atentan contra el Big Ben y la Estatua de la Libertad en “Sharknado”

Puede decirse que hay películas de todo tipo: Las que te hacen reír, llorar, las de drama y las de acción. Sin embargo, “Sharknado” es una especie de experimentación.

Esta historia se volvió icónica y especial en su época por su disparatada producción y su alocado guión. El primer film vio su luz en el 2013, con una trama un tanto ilógica.

j

Foto: Universal

Te puede interesar: El top 5 de las películas con mascotas más inspiradoras

Un misterioso tornado ha aparecido de la nada, pero lo “terrorífico” del asunto es que de repente la ciudad se ve atropellada por un remolino lleno de tiburones y los habitantes de la ciudad deben salvarse de la feroz invasión.

Y aunque con la esperanza de que la película pasaría como una más del montón, el efecto “Sharknado” empezó.

La película se volvió una referencia del cine por lo mala de su producción, malas ideas sin argumentos válidos y malas animaciones de tiburones.

La película estaba mal incluso en el título, ya que el tornado sucede en tierra y no en agua. Pero todo esto la hizo viral.

f

Foto: E

“Es una película que tenía tantos agujeros (en la trama), que jamás imaginé que habría dinero en el presupuesto para llenar esos agujeros con efectos especiales de calidad”, comentó el actor, Ian Ziering.

Syfy trae la quinta entrega de “Sharknado”. En esta película los protagonistas Fin Shepard y April Wexler tendrán que combatir tiburones en el Big Ben o en la estatua de la libertad.

Los productores de la historia se dieron cuenta que mientras más absurda sea, mejor será la película.

j

Foto: Movie

Con información de La Nación

Sharknado, tiburones y tornados – Trailer

Video cortesia: Youtube/Estrenos


Síguenos en Facebook