Kruetzer: la sonata de Beethoven dedicada a otro hombre

Ludwing Van Beethoven es un muy conocido compositor que cambió la percepción del arte sonoro.

El “monstruo” que tuvo una vida llena de problemas, con una creciente sordera y varios planteamientos de suicidio que fueron recompensados con un don innato por la música, que le permitió crear increíbles sinfonías inmortales.

beethoven-history

Foto: History

Te puede interesar: Sónar, un festival lleno de vibraciones

Son innumerables las deliciosas composiciones del único Beethoven. En personalidad, Beethoven marcaba su imperiosa necesidad de transmitir música, tanto que el el archiduque Rudolf decretó unas normas básicas de etiqueta en la corte que no le afectasen.

Pero entre ellas, entre todas las suaves melodías que componen el repertorio de Beethoven, se encuentra una que particularmente resalta entre los intérpretes del mundo.

El primer Movimiento de la Sonata de Kruetzer es una importante combinación de suaves ritmos de pianos con majestuosas caricias del violín. Ambos instrumentos logran una sinfonía importante, la cual cala en el alma de quien la escucha.

Prinet - Kreutzer Sonata

Foto: Culturamas

La Sonata de Kreutzer fue compuesta como un amor fallido, una traición y un posterior asesinato. Una trágica historia de de la debilidad humana y su consecuencia.

¿Su inspiración? Un violinista y director de orquesta francés, Rodolf Kreutzer, luego de conocerse en una gira realizada en Viena en el año 1798.

Huimos de los pecados cometidos para que, al final, por nuestra propia razón busquemos la redención. El arte de Beethoven fue tal que logró ser inspiración para el libro de Leon Tolstói: Sonata de Kreutzer.

02-Boilly-Preludio-

Foto: Biografías

Así, aún en medio de una época complicada, la sordera y el pésimo sentido del humor, Beethoven nos dejó una memorable pieza musical que ha perdurar en el tiempo.

Con información de El Nacional y Biografías

El maravilloso solo de la Sonata de Kreutzer

Video Cortesía: Youtube/Nacional


Síguenos en Facebook