Querer ser el Ken humano lo llevó a tener un trágico final

Celso Santebañes, mejor conocido como el Ken humano, nunca supo de límites. Siempre buscando parecerse lo más posible a un juguete de plástico, sin ver el terrible peligro que corría su vida.

celso-santabanes ken
Foto: Abc

Solo tenía 20 años cuando una leucemia lo llevó a un trágico final. Las decisiones que tomó para cambiar su aspecto tuvieron graves consecuencias en su salud.

Desde los 16 empezó a cambiar su físico, logrando ganar dinero con el parecido que tenía al famoso novio de la Barbie.

celso-santabanes ken 1
Foto: Cadenaser

Cobraba 15 mil dólares por asistir a un evento como el Ken humano. Vivía en Minas de Gerais, Brasil.

Lamentablemente, una visita al médico le hizo saber que no todo en la vida es apariencia. Como parte de sus constantes visitas el cirujano, Santebañes tomaba constantes exámenes y consultas para poder estar bien para los procedimientos quirúrgicos.

celso-santabanes ken 2
Foto: Glamorama

Se hizo el mentón, se había colocado implantes pectorales, y lo último, había ido a revisar una infección que padecía a causa de unas inyecciones con hidrogel colocadas en las piernas.

celso-santabanes ken 4
Foto: Glbimg

En esa esa visita dieron con que algo ya no estaba bien. El especialista encontró señales de un grave estado de leucemia, cáncer en la sangre, en fase avanzada.

celso-santabanes ken 3
Foto: Atv

Te puede interesar: Conoce a la mujer que ha gastado casi todo su dinero en cirugías para parecerse a Kim Kardashian

Celso comenzó la fase de quimioterapia. “Cuando estaba comenzando a alcanzar sus objetivos, descubrió su enfermedad y sus sueños fueron interrumpidos” aseguró entre lamentos su padre.

Te puede interesar: Mira cómo se veía Blac Chyna antes de someterse a varias cirugías plásticas

Si bien el chico estaba concentrado en recuperar su salud integral, dejando a un lado el buscar la perfección física, tras 5 meses de tratamiento, la vida de Celso llegó a un trágico final.

Con información de Notimerica y Cadenaser


Síguenos en Facebook