Cómo la música y los ruidos afectan tu estado de ánimo

Estás triste y quieres música que acentúe la aflicción. Cambias de emoción y prefieres melodías que exalten la alegría. Necesitamos la música y está más que comprobada la relación que existe entre las notas y los estados anímicos, así como su capacidad para facilitar el tránsito de una emoción a otra. Incluso el ruido tiene esta habilidad.

img msanoja 20170123-225207 imagenes lv getty istock-152151968-kVvE--656x436@LaVanguardia-Web-Seccion

Pero no todos reaccionamos igual ante una música o un sonido. Recientemente investigadores de las universidades de Bari (Italia) y Helsinki (Finlandia) han observado cómo la música y los sonidos no solo alteran la bioquímica que regenta las emociones, sino que dependiendo de nuestros genes la respuesta puede ser distinta.

La clave está en los receptores de la dopamina, el neurotransmisor que, entre otros aspectos, regula el sueño, el humor, el aprendizaje o el placer. Los estudiosos sometieron a 38 sujetos a la escucha de música y de sonidos mientras observaban la reacción de sus cerebros mediante una resonancia magnética.

img msanoja 20170124-115745 imagenes lv otras fuentes istock-545098584-kTHD-U4136383503904U-992x558@LaVanguardia-Web

Se fijaron en la actividad neuronal y en el papel que juega D2, el gen del receptor de la dopamina. Y vieron cómo tanto la reacción anímica como el funcionamiento del cerebro variaba en función del tipo de gen D2 de las personas que participaron en el estudio. Es decir, la distinta respuesta sobre el estado de ánimo que personas diferentes pueden presentar ante una misma música o sonido depende del tipo de gen D2 del que son portadoras.

Con información de la Vanguardia


Síguenos en Facebook

Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con


O

No se preocupe, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
RECOMENDADO