Los libros vs la tecnología, una guerra sin tregua

La vida moderna parece conspirar contra los libros y lo que representan. Yo no me creo el cuento de las “Ferias del Libro”, ese espejismo multitudinario y bullanguero que pretende ser la apoteosis del libro, algo que se produce y se consume a solas y en silencio. He viajado mucho últimamente y he podido observar que hasta las librerías de los aeropuertos han tenido que recurrir a otros elementos para subsistir; venden souvenirs, baterías, almohadas de avión y mil chucherías más. Las revistas literarias brillan por su ausencia. Lejos están los días en que hasta en el de Miami se podía comprar Le Magazine Littéraire.

La internet. Esta mágica red que nos une y comunica tiene unos “efectos secundarios” altamente peligrosos. Recomiendo ver el documental Lo and Behold, Reveries of the Connected World (2016), de Werner Herzog, que explora las dos caras de esta moneda. En cuanto a la lectura, si bien la internet permite recibir electrónicamente en la pantalla obras completas, a una inmensa mayoría los atrapa con sus juegos, redes sociales y sus mil “aplicaciones”.

Resultado de imagen para libros vs tecnologia

TE PUEDE INTERESAR: Onda de los libros digitales: 2 opciones

Las tabletas y teléfonos celulares: Ahora conectados hasta a la televisión, vuelven a las personas de todas las edades adictas a estar pendientes de la avalancha de tonterías que millones de usuarios comparten en Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin, Whatsapp y otras. Además se suma la falta de transporte público: En ciudades como Miami o Los Angeles, donde uno debe desplazarse en auto, generalmente al volante, el ciudadano carece de esos momentos de espera que antes estimulaban la lectura en las paradas de ómnibus o bien durante el viaje en ómnibus o metro.

En esta “era del selfie” abundan los escritores ansiosos por contar su historia a como dé lugar. Y al igual que esos que comparten en Facebook sus selfies al salir de la ducha, muchos se creen con la obligación de compartir sentimientos o peripecias expresados con un lenguaje pedestre que a cualquiera que se le ocurra leerlos puede hacerlos dudar de la importancia de leer. La lectura es un hábito que suele adquirirse a temprana edad, y si los padres y los maestros no inculcan al niño la devoción por esta, las múltiples atracciones de la vida cotidiana le resultarán tentaciones más cómodas en las que caer. Ya son varias las generaciones que prefieren esperar a “que salga la película” para enterarse de qué trata el libro, por famoso que sea.

Resultado de imagen para libros vs tecnologia

Con información de El nuevo Heraldo

Conoce estos 5 libros más vendidos de la historia

Vídeo Cortesía de Youtube


Síguenos en Facebook

Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con


O

No se preocupe, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
RECOMENDADO