El equipo de fútbol integrado por refugiados que gana terreno en Europa

Entrenan en las afueras de Amberes, tal como cualquier otro equipo. Entre sus jugadores yacen nacionalidades diversas: sirios, iraquíes, libaneses y palestinos. Tienen como fecha meta el mes de septiembre al entrar en la cuarta división de la Liga en Bélgica. Ah, y también, son todos refugiados.

Se trata del Syrian Refugees Football Club, organizados por el también asilado, Adam Razok, quien huyó de la guerra civil en Siria en el año 2014, quien reveló a la Agencia EFE que la idea surgió en plenos campos de acogida.

Foto: MD

También te puede interesar: Kenia y otros de los campos de refugiados más grandes en el mundo

Empecé a ver bastantes jugadores con mucho talento en los propios campos de refugiados. Les preguntaba por qué no jugaban con equipos profesionales y ellos me decían que no podían porque no hablaban la lengua de sus países de acogida y no conocían a nadie“.

Llegado a Bélgica, Razok empezó a buscar formar un equipo de fútbol con solo refugiados. Una vez seleccionados, no hubo ningún estadio con las puertas abiertas, solo un parque público, pero “no teníamos ni siquiera pelota de fútbol“.

Con los meses llegaron patrocinadores, al punto de sobrellevar la marcha, adquiriendo el material necesario hasta poder alquilar un campo de entrenamiento durante dos días a la semana. Pero cuando lo hacen, lo hacen como profesionales.

Foto: VC

También te puede interesar: ONU: Hay más de 65 millones de refugiados en el mundo del 2017

Su técnico, Ahamed Aoufi, ha tenido experiencia con categorías menores en su natal Irak, mientras que cada jugador había participado en equipos profesionales en sus respectivos países. Durante los entrenamientos se habla árabe, aunque el que puede se entiende en su dialecto propio.

Como escudo, el Syrian tiene un pictograma con un barco de color blanco, que navega sobre el mar, y de fondo estrellas fugaces: una representación mágica y clara de la esperanza que los acobijó al abandonar su hogar.

De igual forma, hay un idioma que los une: la emoción. “Estamos entusiasmados. Esto llega después de un año y medio de entrenamientos, más que suficiente para comenzar en la competición de verdad“, agregaba Razok.

Con información de PlayGround

Migración de Asia y África a Europa


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado