¡Esto es lo que necesitas saber sobre los antibióticos!

¡Todo lo que necesitas saber!

Los antibióticos fueron descubiertos en la década de 1920, cuando Alexander Fleming descubrió que cierto tipo de moho mataba bacterias; y a partir de ahí nació la penicilina.

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando padecemos alguna infección, tenemos la garganta inflamada o incluso los síntomas de la gripe, es en acudir a un antibiótico pensando que lo cura todo. Pero ¿Sabias que los antibióticos tienen una función diferente?

Cada vez son cada vez más y más las recetas que hasta se podría pensar que no hay peligros del uso de este tipo de medicamento, sin embargo, hoy te dejaremos algunos datos sobre los antibióticos que, tal vez, te dejen sin palabras.

No lo curan todo

Una de las cosas en la que siempre erramos, es en pensar que los antibióticos no curan todas las enfermedades: solo son efectivos cuando se trata de una infección bacteriana; no te ayudarán en nada cuando tienes un virus.

También debes de tener en cuenta que la mayoría de las infecciones que sufrimos provienen de algún virus, es por eso que si tu medico dice que no necesitas antibióticos debes de seguir sus indicaciones al pie de la letra, puesto que consumir el antibiótico no te beneficiara.

No previenen la gripe

Siempre que padecemos de gripe, en lo primero que pensamos es en tomar un antibiótico para así prevenirla, pero este es otro acto errado, ya que la gripe siempre viene acompañada con un virus y los antibióticos no pueden combatirlo, tampoco pueden prevenir la aparición de las enfermedades provocadas por ellos.

Trabajan contra las bactérias

La función del antibiótico es el eliminar las bacterias que se encuentran en tu organismo. Sin embargo, los antibióticos no solo matan a las bacterias mala, sino también las buenas y es malo eliminar a las buenas que viven en tu intestino. Estas bacterias son las encargadas de producir algunas vitaminas, eliminar los hongos dañinos y permiten al sistema inmune funcionar correctamente. Si no las posees, puedes desarrollar diarreas, mala absorción y falta de nutrientes.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es consumir antibióticos solo cuando sea estrictamente necesario, y seguir tomando la cantidad prescrita por el tiempo dicho por el médico, incluso si te sientes mejor, ya que frenar de golpe el tratamiento puede causar que a bacteria se vuelva resistente al antibiótico.

Bajan tus defensas

Los antibióticos tienden a bajar todas las defensas que se encuentran en tu cuerpo, ya que como se dijo anteriormente, matan las bacterias buenas que tenemos en los intestinos, necesarias para mantener fuerte el sistema inmune.

Todos tienen una función distinta

No todos los antibióticos funcionan para todas las bacterias. Los de amplio espectro bacteriano, por ejemplo, actúan sobre muchos más tipos de bacterias que los de espectro selectivo, estos se dirigen únicamente a un grupo determinado de bacterias. No creas que por tener una infección en los ojos la puedes tratar con el mismo medicamento con el que te curarse la infección de oído. Los antibióticos sólo hay que tomarlos bajo prescripción médica, tal y como lo indicamos anteriormente.

Siempre ten en cuenta que cada medicamento tiene su función, y no por ser un antibiótico este curara todos tus malestares. Acude siempre a un medico antes de automedicarte.

Con información de En Femenino.


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado